Sunday, December 23, 2012

Kafka 1


No importaba que fueran apenas diez mil palabras. Eran diez mil enigmas. Eran diez mil macetas tales que no se sabía si eran macetas o latas, eran diez mil canteros tales que no se sabía si eran canteros o ladrillos, era (...) el mismísimo patio trasero del horror.
No, no era Kafka. Era otra cosa. Era algo que se te metía por debajo de la piel y no salía con nada.

Beatriz Vignoli
Es imposible pero podría mentirte
(Homo Sapiens, 2012, pág. 20)

1 Comments:

Blogger D...Laurencich said...

Buf...qué bueno!

2:02 AM  

Post a Comment

<< Home